Published On: Mar, Oct 16th, 2012

Cuba dejará viajar a sus ciudadanos sin un permiso especial

Share!

La Habana, 16 oct (dpa) – Cuba anunció hoy la esperada reforma migratoria que permitirá viajar a sus ciudadanos sin tramitar un permiso de salida. A partir del 14 de enero, los cubanos sólo necesitarán un pasaporte y el visado del país de destino para salir de la isla, anunció el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

La reforma migratoria, uno de los cambios más anhelados desde que Raúl Castro asumió el poder en 2006, deja sin efecto la presentación de una carta de invitación para tramitar la llamada «carta blanca» que los cubanos necesitan desde hace décadas para viajar al exterior.

Al mismo tiempo, el régimen cubano dejó entrever posibles restricciones para grupos profesionales como los médicos. «Se mantendrán medidas para preservar el capital humano creado por la Revolución», detalló el texto publicado a todo página en la portada del diario oficial «Granma».

«¿Los barrotes insulares se corren? Hurraaaaaaa!!!!», celebraba en Twitter la conocida bloguera disidente Yoani Sánchez, que aseguraba que tiene «la maleta lista» para «estrenar» la ley en enero. Sánchez ha intentado en vano obtener un permiso para viajar al exterior en una veintena de ocasiones, pese a que cuenta con visados de varios países.

La medida entrará en vigor 90 días después de su anuncio oficial de este martes. «A partir del 14 de enero del 2013 solo se exigirá la presentación del pasaporte corriente actualizado y la visa del país de destino, en los casos que la misma se requiera», detalló el texto.

En una primera reacción a la noticia difundida en la madrugada local, la disidencia se mostró escéptica. «Habrá que esperar a ver a Yoani Sánchez viajando a recoger todos sus premios», dijo a la agencia dpa Elizardo Sánchez, líder de la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

La nueva ley de Migración, publicada hoy en la Gaceta Oficial de Cuba, apunta a restricciones que podrían afectar a grupos profesionales, pero también a opositores políticos. Determinados ciudadanos no podrán obtener el pasaporte «cuando razones de Defensa y Seguridad Nacional así lo aconsejen», reza el artículo 23.

El texto también excluye la obtención del pasaporte para personas que tengan «obligaciones con el Estado cubano o responsabilidad civil» o «cuando por otras razones de interés público, lo determinen las autoridades facultadas».

Hasta ahora no queda claro cuál será la magnitud real de la reforma. «Hay que esperar para leer la letra pequeña», subrayó Elizardo Sánchez. La bloguera Sánchez apuntó a posibles nuevas barreras: «Parece que el ‘filtro’ va a estar en el proceso de dar el pasaporte y no en la llamada ‘tarjeta blanca'».

La reforma amplía también de 11 a 24 meses el permiso de estancia en el extranjero. Los cubanos que quieren extender la estancia deberán tramitarlo en un consulado de su país, según el comunicado oficial.

La reforma migratoria es una de las medidas más anheladas por los cubanos. Las restricciones de viaje vigentes desde hace décadas impiden a los cubanos viajar al extranjero sin la obtención del permiso especial conocido coloquialmente como «carta blanca».

Las leyes migratorias también prohíben a los cubanos permanecer de forma ininterrumpida en el extranjero bajo pena de perder sus bienes en la isla, así como la posibilidad de retorno.

El gobierno de Raúl Castro anunció a mediados de 2011 la reforma migratoria en el marco de una serie de profundos ajustes económicos para «actualizar» el modelo cubano con elementos de mercado.

Las nuevas medidas migratorias «se inscriben dentro del proceso irreversible de normalización de las relaciones de la emigración con su patria», comentó un editorial publicado en la portada de «Granma».

Uno de los aspectos más interesantes será la reacción de Estados Unidos a la histórica reforma cubana. La Habana acusa desde hace años a Washington de fomentar la emigración ilegal de la isla y justifica las prohibiciones de viaje con las «agresiones» de las leyes de acogida a refugiados cubanos en el poderoso vecino del norte.

La Ley de Ajuste cubano y la llamada política de «pies secos, pies mojados» estadounidenses permiten obtener automáticamente residencia a los cubanos que pisen suelo norteamericano, aun si no entraron al país de forma legal.

La situación ha causado graves crisis migratorias entre ambos países en el último medio siglo, como la ola de «balseros» de 1994 y el éxodo masivo de Mariel en 1980, cuando Cuba permitió temporalmente que exiliados recogieran a sus familiares en el puerto de ese nombre. Estados Unidos acoge a la principal comunidad del exilio cubano.

«La actualización de la política migratoria tiene en cuenta el derecho del Estado revolucionario de defenderse de los planes injerencistas y subversivos del gobierno norteamericano y sus aliados», anunció el gobierno cubano en su comunicado de hoy.

«Por tal motivo, se mantendrán medidas para preservar el capital humano creado por la Revolución, frente al robo de talentos que aplican los poderosos», agregó.

El texto subrayó asimismo de la adopción «paulatina» de «otras medidas relacionadas con el tema migratorio». Otra de las grandes restricciones existentes es el impedimento de volver a Cuba para exiliados que hayan desertado o salido ilegalmente de la isla.

Estados Unidos es el país con la principal colonia del exilio cubano, con más de dos millones de personas asentadas sobre todo en Florida. La prohibición de viaje ha impedido a miles de familias verse a menudo durante años, pese a la corta distancia de 90 millas (145 kilómetros) que separa Cuba de las costas de Florida.

 

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CANABLUE SLIDE2
BANNER HOTEL MARACAS PUNTA CANA